Canal RSS

Artículos/Opinión

Encontremos  información sobre nuestra profesión: opiniones, artículos de revistas, cartas al director…

 

Por ejemplo, esta interesante opinión acerca del uso indiscriminado de Whatsapp en los grupos escolares. Su uso, lejos de ser didáctico, está creando un nuevo modelo de “secretarias/os” paternales:

Me niego a ser la agenda de mi hija por el whatsapp…

Recuerdo la primera vez que envié y recibí los deberes que se había olvidado Enma por el grupo de whatsapp de las “madres” del cole.

“¡Qué maravilla esto!” pensé inocente de mi sin saber entonces que se iba a convertir en un monstruo que me engulliría en una vorágine de mensajes a partir de las 6 de la tarde con listado de tareas unido a mil fotos de los libros, ejercicios…que me saturaban el espacio del teléfono y cuando tenía que hacer una foto me decía: “memoria llena”. 

El día que VI LA LUZ lo recuerdo con bastante claridad. Fue así:

– Enma: “mamá se me ha olvidado la hoja de los ejercicios de matemáticas, ¿lo dices en el grupo y que te lo manden?”.

Yo como madre solícita, amantísima y servicial me dispuse a hacerlo mientras dejaba las llaves en la entrada, soltaba el bolso en la silla, me sacaba el teléfono del bolsillo y dejaba la bolsa de la compra en el suelo. ¡”Multitasking” en acción!

Entonces algo me paralizó. Fue algo así como UN BOFETÓN DE REALIDAD. Me quedé mirando el teléfono a la vez que veía varios emails de clientes parpadeando en la pantalla y entonces COMPRENDÍ.

Pero ¿qué narices estoy haciendo? pensé. SE ACABÓ.

  • Enma cariño, no es mi responsabilidad que se te hayan olvidado los deberes, es la tuya, por lo tanto mañana dices a la profesora que no los llevas porque se te olvidaron y que la próxima no se te olvidarán.
  • Pero ¡¡¡mamá!!!! ¡¡me pondrá mala nota!!!!!
  • No pasa nada, la próxima seguro que ya no te la pone.
  • Y ¿por qué no lo pides al grupo CON LO FÁCIL QUE ES?
  • Pues precisamente porque ese grupo no está para ser el paralelo de tu agenda sino para cosas urgentes del colegio. Tú no debes confiar en que el móvil de tu madre responda a tus olvidos ya que, es tu responsabilidad traer tu agenda con tus ejercicios. Yo tengo mi agenda y no te pido a ti que me recuerdes si tengo que responder a un cliente, si tengo que preparar un material….así que cada uno debe asumir su parte.

Lo entendió perfectamente y ya nunca más me ha pedido nada de eso a pesar de los olvidos que, tengo que decir, son bastante frecuentes.

¿Qué estamos consiguiendo con ser agendas o ayudantes particulares en todo momento de nuestros hijos? Lo de los deberes eternos en casa es otro tema (tengo muchos debates sobre deberes SÍ o deberes NO), voy al tema particular de asumir todo movimiento que hacen nuestros hijos como si fuéramos los ángeles protectores perpetuos tengan la edad que tengan.

Lo que conseguimos es básicamente esto y la lista daría para mucho: 

  • Niños que no asumen ningún tipo de responsabilidad para su edad.
  • Niños que les da miedo hacer cualquier cosa porque tienen nuestros ojos encima por si se equivocan, porque nosotros se lo vamos a hacer mejor.
  • Niños que prefieren poner la atención en otras cosas, porque para éstas “ya está mamá”.
  • Niños que cuando crezcan solo esperarán instrucciones y órdenes para empezar a actuar. ESTO ES CLAVE.

Una de las competencias que más trabajo con diferencia en empresas en formaciones y talleres además de ponencias, es la PROACTIVIDAD E INICIATIVA. Se trabaja también desde la competencia del conocimiento personal, conocimiento de fortalezas y autoconfianza por lo que si no “practicamos” con estas pequeñas cosas desde pequeños, no esperemos que lo hagan de mayores “señores futuros empresarios que van a contratarlos” (sí, los adultos que leéis, ¿qué pedimos en los trabajadores o en nuestros compañeros de trabajo? Esto mismito..)…

– No me debo sentir como mala madre si no hago de agenda, me comporto como madre irresponsable si no educo para que mis hijos sean independientes y autónomos, 

– No me debo sentir como mala madre por no sentarme con ella/ellos a hacer los deberes, me comporto como madre irresponsable si no les brindo ayuda o apoyo emocional y de empuje cuando tengan realmente grandes dificultades.

– No me debo sentir como mala madre por no estar supervisando absolutamente TODO paso que realice mi hija (el peque en este tema todavía no llega, seamos conscientes de las edades), me comporto como una madre irresponsable si desconozco dónde se mueve y con quién se mueve mi hija , que tiene cierto matiz diferente.

Hay estrategias de sobra para trabajar con ellos a estas edades, venga ánimo, que tenemos que hacer generaciones mejores que la nuestra, es fácil con un poco de reflexión y confianza.

abrazos”

 

Artículo que nos habla del juego en la infancia:

EL JUEGO

¿Quién no ha jugado cuando ha sido pequeño a mil y una aventuras? ¿Quién no ha disfrutado dejándose llevar por la imaginación, la compañía, el entorno? De repente todos los objetos a nuestro alrededor se convertían en lo que nosotros deseábamos: un palo era una espada, un par de bloques de cemento y una tabla de madera configuraban una mesa, las plantas que encontrábamos en nuestras entonces calles sin pavimentar nos servían de comida… Y el mundo real desaparecía por unas horas. Todo lo factible estaba en nuestra cabeza.

El poder que tiene en nuestra vida la posibilidad de vivir una infancia ligada al juego es tan importante para el desarrollo posterior de cada persona que es impagable. Se puede apreciar cuando nos encontramos con culturas donde, lamentablemente, los niños no son niños, no se les permite ser niños, puesto que tienen que trabajar en cualquier sector para poder llevar algo a su casa y llenarse el estómago. A veces ni siquiera trabajan, sólo son instrumentos de cambio para satisfacer unas necesidades. A veces ni siquiera tienen casa.
La cuestión es que estos niños a los que se les priva de una necesidad básica como es jugar, crecen en un halo de desamparo, de congoja, sin conocer la alegría y la despreocupación. Tan vacíos en su mirada. Y con un plan de vida que los lleva sólo a tener en su mente tres pasos: conseguir dinero, trabajar, comer… Tan triste y desolador, y tan inconcebible para nosotros, que sí hemos podido disfrutar de una infancia de libertad, es porque la necesidad de jugar para la vida es vital, nunca mejor dicho, y a continuación vamos a ver por qué.

El concepto de juego en sí mismo es sencillo: es el primer alfabeto de la infancia y es una actividad espontánea. Es creativo y a la vez saludable, gracias a él se crea una expresión afectiva, que acerca y une a los componentes. Pero sobre todo, permite un desarrollo integral y natural mediante el cual se adquiere conocimientos, saber, conocimiento sobre uno mismo y el entorno físico y social, ya que es un medio de socialización, expresión y comunicación, una manera de establecer relaciones afectivas. Jugando se interiorizan las normas y las pautas de comportamiento social y se desarrollan las funciones psíquicas necesarias para un desarrollo de la capacidad de aprendizaje: percepción, lenguaje, imaginación, memoria… y también las funciones físicas: correr, saltar, equilibrio, coordinación, destrezas.
Autores como Piaget y Vigotsky hablan del juego como vía de escape de necesidades no satisfechas en el niño. De alguna manera la vida real presiona al niño y le exige tanto que durante el juego es como consigue evadirse, es así como demuestra sus miedos y angustia, situaciones que en su cotidianeidad no puede expresar. Por tanto el juego le ayuda a dominar esas emociones mediante la acción: dirige y manda, y puede elegir el final que más le guste. Y, si no lo consigue, siempre puede volver a empezar de nuevo. No hay lugar para los fallos, para la derrota. También a través de él pueden dominar su mundo interior, y comprender su complejidad.

Para entender mejor estos conceptos hay que conocer los tipos de juego que van apareciendo a lo largo de la vida de cada niño, siguiendo las pautas que Piaget estableció ya que concuerda de forma más adecuada con el desarrollo infantil. Así nos encontraríamos primero con el juego motor, que se desarrolla durante los dos primeros años de vida, pues la evolución de su físico y capacidades motoras centran toda su atención durante este tiempo ya que le permite descubrir, conocerse a sí mismo y al entorno. También interacciona con la persona que más presencia tiene en su vida, que es su madre, y es motivo de su curiosidad puesto que es muy diferente a todos los objetos que está conociendo. De su relación con la madre y otros seres humanos nacen los juegos de interacción social, que son juegos heredados, muy importantes para el desarrollo psicomotriz del pequeño ya que obtiene muchos conocimientos a través de ellos: aprende a nombrar su cuerpo, identifica conceptos relacionados con el movimiento, diferencia habilidades… y pasa de ser espectador a dirigir el juego gracias a la observación comprende que si actúa de una forma similar a la del adulto puede abrirse un mundo de posibilidades. Los dos primeros años de vida por tanto se avanza en muchísimas habilidades, experimenta, usan la lógica y desarrollan la creatividad.

En su evolución tiene lugar el juego paralelo, donde el niño ya tiene autonomía pero aún no se implica en un juego más grupal. Si ve a otros niños jugando lo que hará es colocarse cerca de él y jugar, observará de vez en cuando a sus iguales, y continuará con su juego. Este es un paso importante pues es la antesala al juego asociativo, donde ya si juega con los demás pero cada uno sigue el juego a su manera, no tienen roles establecidos. Este se enmarca dentro del juego simbólico, donde ya si colabora con sus iguales, y en el que desarrollan un guión que marca los puntos del juego. Aquí ya la imaginación es protagonista indiscutible puesto que les ayuda a transformar la realidad, a crear situaciones e instrumentos a partir de lo cotidiano. En este tipo de juego influye mucho el desarrollo puesto que deja de ser dependiente de la figura adulta y su relación con ella se transforma, y su desarrollo motor que no para le ayuda a poder realizar acciones que antes no estaban a su alcance.
Igualmente este tipo de juego demuestra que ya han alcanzado muchas habilidades cognitivas puesto que saben referirse a la realidad para ponerla como ejemplo de su juego, y son autónomos para decidir si quieren participar en lo que se propone o no, a asimilar las normas, a ser líder unas veces y otras ser sumiso. Este paso, aunque evidente para el desarrollo, es muy importante pues el hecho de que no distingan el plano realidad/ficción, que es muy complejo, puede provocar alteraciones en su capacidad de comprensión.

Los juegos de construcción también se dan en función de los intereses lúdicos de cada niño: las primeras construcciones se basan en el desarrollo motor y por tanto se desarrollan en los primeros años, y cuando aparece el juego simbólico esa adquisición es útil para construir otro tipo de edificaciones más complejas que obedecen a su conocimiento e identificación del entorno: así construirá desde casas, cabañas, coches, etc. Esto les identifica más con el trabajo adulto, que según Freinet debía ser el uso del juego, el aprendizaje basado en la imitación de la realidad que es donde están tratando de acceder. Su concepción por una parte es importante, si se educa desde centros de interés similares a los adultos se puede enseñar a los alumnos la realidad. Pero también es verdad que se les priva del juego libre, de motivar su imaginación y promover su interés. Lo ideal sería combinar ambos métodos para que el aprendizaje tenga calidad.

La entrada en el mundo escolar provoca la aparición del juego de reglas, donde la relación con los nuevos compañeros trae consigo un importante desarrollo psicológico. Al comienzo durante la etapa infantil, el juego que se desarrolla es el simbólico, donde lo importante es crear un juego en el que todos estén de acuerdo, pero que si falla se vuelve a plantear y se comienza de nuevo. Luego, cuando pasa a la etapa primaria, la validez de este juego se basa en ganar o perder, en el resultado final. Se marcan unas pautas que se cumplen, llevándolas a cabo se conseguirá el fin donde siempre hay un ganador y un perdedor, y esto abarca escenarios muy diferentes: desde los espacios abiertos en que se desarrollan juegos de habilidades o deportivos, hasta espacios cerrados en los que se juegan con tableros o cartas…

De hecho la aparición del juego en la escuela infantil es el método de aprendizaje más efectivo que se puede llevar a cabo. A pesar de la disparidad de opiniones que discuten si el juego es necesario para educar y enseñar, o si por el contrario es una pérdida de tiempo en detrimento de otras asignaturas más necesarias y que debería ser relegado a recompensa cuando se consiga una buena actitud.
De este modo los tecnócratas, que se basan en esta última idea, argumentan que el juego no tiene valor, que no ayuda a los niños a prepararse para un futuro donde debe desarrollar su competencia basándose en sus valores: competencia, resultados rápidos, creando personas autómatas que se dejan dirigir fácilmente ya que no les han permitido crear una identidad propia.

Por ello es muy importante en la programación que llevemos a cabo darle al juego su espacio y valor propio ya que, como decía Malaguzzi, los niños son seres sumamente inteligentes y muy capacitados y por tanto la educación que les proporcionemos será vital en su desarrollo. El juego está en el centro del proceso de aprendizaje, es significativo y globalizado, porque tratamos los espacios de forma adecuada, enriqueciendo las acciones que llevan a cabo y acompañando a los alumnos.
El juego también se puede dar de forma impuesta, cuando se le exige al grupo que cumpla un objetivo. Muchos pedagogos no aceptan la definición que se da entonces como juego, ya que al estar dirigido y proponer un fin no se consigue que los jugadores disfruten, y al contario se hastían, se desligan del juego y lo toman como una competición. Esto les hace confundir el placer lúdico con la obtención de poder sobre los demás, ya que el que importa es el que consigue la meta que se les ha impuesto. Sin embargo, es más productivo el papel de educador como acompañante en el proceso de aprendizaje de los alumnos. Si se prepara el aula estableciendo progresivamente las rutinas y hábitos, cuidado y almacenaje de los juegos y juguetes, y se estudia la viabilidad de los espacios, se da a los pequeños la posibilidad de trabajar en contacto directo con la naturaleza y lo cotidiano como en el “Instituto Lóczy”, y así vamos a conseguir de forma más importante que los niños aprendan. ¿Por qué? Por que su centro de interés lo van a elegir ellos mismos, su curiosidad los va a motivar a seguir investigando, no va a ser un lugar donde se sienten al llegar y durante 6 horas estén sentados y coloreando el mismo círculo una y otra vez, con la obligación de no salirse del trazo marcado. Además, exponiéndoles los juegos que durante toda la vida hemos tenido a nuestro alcance, juegos heredados que son tan valiosos para su desarrollo, estimularlos con la disposición de un aula donde cada elemento está a su alcance, donde eligen qué van a hacer, contando con la colaboración de la persona adulta que les compaña y propone con la mirada, no con la palabra.

 

 

 

Gente falsa. Nos la encontramos en cualquier ámbito de la vida pero, en el nuestro donde reina la inocencia y la buena fe, nos hace más daño:

LOBOS CON PIEL DE CORDERO

Aprendí  que quien no te busca, no te extraña, y quien no te extraña, no te quiere…pero el que te busca te extraña, quiere y ama!!…El destino determina quien entra en tu vida, pero tu decides quien se queda… Que la verdad duele una sola vez, y la mentira cada vez que nos acordamos. Hay tres cosas en la vida que se van y no regresan jamas:

las Palabras, el Tiempo, y las Oportunidades… por eso, valora a quien te valora, y no trates como prioridad a quien te trata como una opción…

Existen tres castigos morales para quien abusó de nuestra confianza, primero LA DISTANCIA, que entierra los recuerdos; segundo LA INDIFERENCIA, que congela las vivencias y tercero EL OLVIDO, que es la amnesia de los recuerdos.

Si se sienten incómodos con tu presencia es porque conocen el brillo de tu persona, saben de tu fuerza, envidian tu caracter y temen que otros vean el brillo de tu alma, que es más avanzado al de ellos. No es la experiencia, es la esencia, no es el dinero, es la educación, no es la ropa, es la actitud. La ignorancia genera la envidia que es sinónimo de incapacidad.

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

No prometo nada

Los pesimistas huyen del futuro. El futuro huye de los optimistas. - Gaston A. Facar

CON VOZ DE INFANCIA

ÉRASE UNA VEZ...UNA MUJER QUE SE HIZO NIÑA

virgarcia1991

Cambiando el futuro

Noelia López

Consultora y Coach profesional

Polvo de mariposa

Empezando por la infancia

cuentasueños

"Ayúdame a hacerlo por mí mismo"

Por un mundo mejor

CICLO DE EDUCACIÓN INFANTIL

El Albayzín de ayer

Rincón para la añoranza albayzinera

Expresión y Comunicación en el Ciclo Formativo de Educación Infantil

puente donde confluyen opiniones, comentarios e información del mundo educativo

DESCUBRIENDO LA INFANCIA

En este blog puedes encontrear recursos que pueden resultar interesantes y relacionados con la educación infantil

Sembrando el futuro

La infancia es nuestro salvavidas, cuidalá.

Descubriendo la educación infantil

Lo que no sabías de la educación Infantil

OTRA FORMA DE EDUCAR

"Querer es poder"